Image for post
Image for post

La COVID-19 es un síntoma más de nuestra relación con el planeta. Consumimos mucho más de lo que este puede darnos y a ese ritmo cada año necesitamos medio planeta más para satisfacernos. Pero este virus nos ha frenado de golpe para ver que, de seguir así, esta no será la última crisis que viviremos. Esa es la advertencia que lanza el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el 30 aniversario del Informe de Desarrollo Humano, titulado La próxima frontera: desarrollo humano y el Antropoceno.

Image for post
Image for post

“Este informe nos señala la urgencia de hacer una transformación sistémica que nos ayude a repensar como nos relacionamos los humanos con el planeta, y a cambiar las normas sociales y los sistemas de gobernanza para crear sociedades productivas, inclusivas y resilientes que trabajen de la mano de la naturaleza.” afirmó Luis-Felipe López-Calva, Director Regional del PNUD para América Latina y el Caribe.

Según el informe, estamos en una nueva era: el Antropoceno o era de los seres humanos. Para los científicos, esta sería la cúspide de una extinción masiva; la sexta en la historia del planeta, pero la primera causada por una sola especie: nosotros.

A esta era llegamos con descontrolados incendios forestales en Brasil, Australia y Estados Unidos. Seguidos por huracanes sin precedentes en el Atlántico y un nuevo récord de migraciones climáticas: 24,9 millones de personas tuvieron que desplazarse en 2019 dentro de sus países debido a desastres naturales, el triple que por guerras o conflictos. Por si fuera poco, a esta lista sumamos una pandemia en la cual millones de personas han perdido la vida y miles de millones se han quedado sin la oportunidad de trabajar y estudiar.

Image for post
Image for post

La COVID-19 amenaza con retroceder el desarrollo humano en el mundo por primera vez desde que se creó este concepto hace 30 años, golpeando con más fuerza a los más vulnerables. A esta mirada del desarrollo en términos de salud, educación y esperanza de vida, este año el PNUD ha incorporado un nuevo lente: el Índice de Desarrollo Humano ajustado por presiones planetarias (PHDI, por sus siglas en inglés).

Image for post
Image for post

A partir de esta nueva medición en función de las emisiones de CO2 y la huella material, sale a la luz una mirada más sincera del progreso. Así, el Informe de Desarrollo Humano, que recoge los datos de 189 países al 2019, concluye que no hay ningún país en el mundo que haya logrado — hasta ahora — la combinación de un desarrollo humano alto sin dañar el planeta

Según este informe, el Perú incrementó el valor de su progreso humano en 26.8% desde 1990. Con un Índice de Desarrollo Humano (IDH) de 0.777 en 2019, este país se encuentra entre los siete de América Latina que tienen un alto progreso humano. Sin embargo, cuando se ajusta a la desigualdad, este índice cae a 0,628 con una pérdida del 19,2%. Este porcentaje es relativamente bajo si se compara con el hecho que a partir de este nuevo indicador más de 50 países a nivel mundial abandonan el grupo de desarrollo humano muy alto, en reflejo de su dependencia a combustibles fósiles y su huella material.

Image for post
Image for post

En esa línea, el nuevo informe deja al descubierto las desigualdades entre y dentro de los países. A pesar de que son los países con mayor desarrollo humano los que más contribuyen a la crisis climática, estos no serán los más afectados. En efecto, estos últimos podrían experimentar hasta 100 días más de clima extremo en el 2100, mientras los países ricos se verían beneficiados con 18 días menos.

Al interior de los países, esta desigualdad ahoga las oportunidades de los más vulnerables. Por ejemplo, al conservar los bosques de la Amazonía, los pueblos indígenas absorben, en términos per cápita, el dióxido de carbono equivalente al producido por el 1% más rico de la población mundial. A pesar de esto, los pueblos originarios continúan sufriendo persecución, discriminación y apenas tienen presencia en la toma de decisiones.

Image for post
Image for post

El mundo espera con ansias la llegada del 2021 y las vacunas para la COVID-19, como si ese fuera el fin de la crisis. Pero lo cierto es que nuestro futuro seguirá en crisis si volvemos a esa “normalidad” que ya nos condenaba al fracaso.

Para aliviar las presiones planetarias de forma que todas las personas puedan prosperar en esta nueva era, debemos acabar primero con la idea de que tenemos que elegir entre las personas y la naturaleza. Tal como advierte el informe, la realidad es que salvamos a ambas o a ninguna.

Necesitamos una total transformación en cómo vivimos, trabajamos y cooperamos para prosperar. Esa es la próxima frontera del desarrollo humano que exige trabajar con — y no contra — la naturaleza, al mismo tiempo que transformamos las normas sociales, los valores y los incentivos gubernamentales y financieros.

Desde PNUD en el Perú apostamos por soluciones que reconectan a las personas con la naturaleza. Siguiendo con la experiencia de años anteriores, este 2020 colaboramos con la comunidad indígena quechua de Ccollasuyo para crear una nueva área de conservación. A más de 3400 msnm, esta comunidad gestionará la tercera Zona de Agrobiodiversidad del país y conservará 14,240 hectáreas donde hay una diversidad genética única en el mundo: más de 100 variedades de papa nativa, 12 tipos de maíz nativo, así como oca, mashua, quinua, frijol, kiwicha y tarwi.

A la par, trabajamos con aliados del gobierno y asociaciones indígenas de la Amazonía en una innovadora metodología que utiliza datos espaciales para trazar mapas de las “áreas esenciales de soporte a la vida”. Se tratan de zonas que debido a su gran biodiversidad son clave para la búsqueda de esas soluciones que generen desarrollo en la población en sintonía con la naturaleza.

Para cambiar las normas sociales, impulsamos una guía ambiental en 15 escuelas cercanas a las lomas de Lima, el único cinturón verde de esta desértica capital. Así, un grupo de jóvenes ahora tiene la oportunidad de conectarse con estos espacios naturales y contribuir a su conservación en beneficio de sus comunidades.

Al norte en Huarmey, la chuita y el guanay están bajo amenaza por la caza indiscriminada: más de 400 de estas aves guaneras fueron halladas muertas en plena cuarentena. Con las autoridades del Gobierno peruano y el comité de monitores ambientales — conformado por la ciudadanía — trabajamos en campañas de sensibilización para conservar estas aves marinas que antes llegaron a tener una población de 30 millones en todo el litoral peruano, que producía 332,000 toneladas de guano.

En ese cambio de normas sociales apostamos también por un turismo sostenible. Desde hace dos años estamos apoyando a los emprendimientos comunitarios alrededor del Titicaca, el lago más alto del mundo y también uno de los más contaminados. Allí las comunidades de Ichu han logrado estructurar una oferta turística para el camino inca Qhapaq Ñan, con un bajo impacto ambiental y basado en el uso responsable de su patrimonio, sus hectáreas de cultivo orgánico y sus totorales.

Foto: Pareja en el Lago Titicaca / Giulianna Camarena — PNUD Perú
Foto: Pareja en el Lago Titicaca / Giulianna Camarena — PNUD Perú

Además para dejar de incentivar el uso de combustibles fósiles, estamos invirtiendo en energías más limpias. A más de 4000 msnm, aceleramos la iniciativa de la comunidad de Chullpia que creó el primer panel solar flotante para dar agua a la agricultura de la zona; y nuestro trabajo con el gobierno nos permitió llegar a cuatro regiones con la primera escuela energética, un piloto itinerante solo para mujeres que podría cerrar la brecha de acceso a electricidad en las zonas rurales del país.

Foto: Mujer cortando cables / Jasmin Ramirez Romero — PNUD Perú
Foto: Mujer cortando cables / Jasmin Ramirez Romero — PNUD Perú

Written by

Somos la red mundial para el desarrollo creada por las Naciones Unidas. Conoce más sobre nosotros, síguenos!

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store